Lextrad nace de la iniciativa de Marina Lanckmans, licenciada en Traducción en el Institut Supérieur de Traducteurs et Interprètes (I.S.T.I.) de Bruselas, su ciudad natal. De orígenes belgas y catalanes, desde siempre ha estado vinculada a la diversidad lingüística.

Con más de 10 años de experiencia como traductora independiente, en 2007 decide crear su propia empresa de traducción y sitúa las oficinas en Tortosa, la capital de les Terres de l'Ebre.

En cuanto al proceso de trabajo, Lextrad sigue las recomendaciones que establece la norma UNE-EN 15038 sobre la calidad en los servicios de traducción, es decir:

> Análisis del documento que se traducirá.
> Evaluación de la documentación aportada por el cliente eventualmente para obtener la máxima homogeneidad terminológica.
> Asignación del proyecto a un traductor profesional de nuestro equipo o a varios traductores en el caso de proyectos de más volumen. Esta asignación se lleva a cabo en función del ámbito de especialización del documento, ya que nuestra cartera incluye traductores especializados en diferentes campos (jurídico, técnico, económico y financiero, médico, etc.).
> Revisión terminológica para obtener la máxima coherencia.
> Revisión final de la traducción para garantizar la mayor calidad lingüística y estilística.
> Entrega, en el plazo acordado previamente con el cliente, de un documento idéntico al original respecto a la forma y al contenido, en el que se ha reproducido el sentido equivalente al documento original pero en otra lengua.

Finalmente, Lextrad garantiza la máxima seguridad y confidencialidad de los documentos a traducir.